Artículo inspirador desde Wisconsin: en el taller ocurre la magia

Relojero en el taller

Hoy estamos encantados de compartir la traducción de un artículo que nos ha gustado, ya que reivindica la importancia de nuestro trabajo diseñando y creando joyas. En última instancia, la vocación artística en la manufactura de joyas.

Se trata de un artículo de Jo Goralski publicado originalmente en la revista InStore, en concreto el pasado 23 de junio, con el título "Wisconsin Jeweler Sees the Beauty and Necessity in Shop Dust".


Si trazases una línea de 30 millas desde nuestro primer estudio en dirección noroeste, hace 25 años, cuando abrimos, había 14 joyeros. Hoy somos cuatro. Siempre había habido cuatro o cinco joyeros en la ciudad en la que vivimos y trabajamos, ahora somos dos. ¿Cuál es la diferencia? Los talleres.

La fachada de la casa es brillante. El taller está sucio.

La fachada de la casa es la que vende. El taller está sucio.

En el taller es donde está el dinero. En el taller es donde está nuestro futuro como industria. El taller es nuestra esperanza. Me encanta sentarme junto a mi marido en el banco y ver cómo transforma el metal con la llama. Es un oficio y una habilidad ancestrales, y él es un verdadero maestro. Prefiere estar en el banco de joyero que en cualquier otro sitio. Tiene 67 años y será uno de esos tipos que trabaja el metal hasta que se muera.

El taller está sucio. Ahí es donde el metal se convierte en joya. Suele haber música molesta y camisetas con frases cuestionables, pero esta gente son artistas. Su medio es el metal, los acentos son piedras preciosas. Su delicado trabajo en metal es lo que sostiene un diamante de 20.000 dólares en el dedo. No se les reconoce suficientemente su magia. El taller está sucio.

Lo que pasa con los artistas es que generalmente son malos empresarios. Es una cosa de cerebro izquierdo, cerebro derecho. El taller necesita la fachada para vender su arte, su oficio. No quieren comunicarse con los clientes; prefieren estar en el banco. La parte delantera de la casa tiene que valorar lo que hace su taller. Pase algún tiempo junto a un banco para ver cómo suceden las cosas.

¿Se imagina a Miguel Ángel, el escultor italiano, como alguien brillante y con una preciosa túnica italiana? Yo no. Lo veo cubierto de polvo de roca, con las puntas de los dedos de grafito y la pintura por toda la ropa.

Yo sugeriría invertir en educación para demostrar a los empleados de tu negocio que los valoras y quieres que crezcan. Cuando los envías a estar con otros artistas, vuelven llenos de energía y con una visión de futuro. Dales fondos y tiempo para crear piezas por su cuenta. Se esforzarán más por sí mismos que por un jefe, así que dales tiempo para aprender.

¿Sabes por qué muchos orfebres mayores están descontentos? Han tenido que trabajar en espacios apenas más grandes que un armario, con escasa ventilación y sin reconocimiento por los años de servicio. Trátelos como si fueran tan valiosos como las gemas con las que trabajan. A los artistas les encantan los estímulos. Llévalos a un restaurante nuevo y guay, a una exposición de arte o a un concierto.

¿Mi consejo? Cambia tu cultura para valorar tu mayor activo. El taller está sucio, pero ahí es donde ocurre la verdadera magia.


Si esto te ha parecido interesante, no dudes en unirte a los cientos de profesionales de la joyería de autor que reciben todos los meses nuestro boletín gratuitosuscríbete ya mismo a nuestro newsletter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.